Español | Français | English  
 
 
Noticias del mundo
Del derecho a la alimentación a la defensa de la dignidad de la Madre Tierra
Por Ollantay Itzamná

La Conferencia de la Organizaci?n de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentaci?n (FAO), en 1979, estableci? el 16 de octubre como el D?a Mundial de la Alimentaci?n, con la finalidad de sensibilizar y fortalecer la solidaridad mundial para luchar contra el hambre y la desnutrici?n en el planeta.
Pero, 33 a?os despu?s de aquella decisi?n de la FAO, y 68 a?os despu?s del establecimiento del acceso a la alimentaci?n como un derecho humano fundamental por la Declaraci?n Universal de Derechos Humanos(Art. 25?), 925 millones de personas padecen hambre en el mundo, seg?n informe, 2010, de la FAO. De los cuales, m?s del 60% son mujeres, y el 98% se encuentran en los pa?ses empobrecidos.

En este instante en que Ud. lee este art?culo, cada minuto, m?s de 11 ni?os/as menores de 5 a?os de edad no lograr?n sobrevivir al hambre que los carcome. Y hace tan s?lo meses atr?s, la FAO denunciaba que cerca del 30% del total de la producci?n mundial de alimentos era arrojado a la basura como desperdicio por las sociedades ?h?per satisfechas?. Entonces, el hambre no es fruto de la falta de alimentos, sino de la inmoral especulaci?n y distribuci?n de la comida mundial.
No s?lo desperdician la comida, los bancos especulan con la comida y con la tierra
Desde la liberalizaci?n del mercado de alimentos (d?cada de los 80 y 90 del pasado siglo), la inversi?n financiera especulativa controla cerca del 60% de los mercados de alimentos, convirtiendo los alimentos en juguetes mercantiles.
Seg?n el ?ltimo informe trimestral de la FAO, 2012, titulado: Perspectivas de cosechas y situaci?n alimentaria, la producci?n de granos b?sicos en el mundo aument? entre 4 y 3% en comparaci?n a la producci?n del a?o pasado, pero los precios, en lugar de bajar, subieron en 1.4%.
Esto nos muestra que el aumento o disminuci?n del precio de los alimentos ya no es s?lo asunto de oferta y demanda, sino depende de la avaricia especulativa que coloca o esconde los alimentos en los mercados para generar incertidumbre y ganar m?s dinero con la comida.
Y lo m?s repugnante es que los bancos como Goldman Sachs, Morgan Stanley, Barclays, Citibank, Deutsche Bank, HSBC, JP Morgan, y otros, est?n detr?s de las especulaciones mediante la oferta monetaria y los contratos ?a futuro?. As? indica el Instituto Internacional de Investigaci?n sobre Pol?ticas Alimentarias en su publicaci?n ?ndice Global del Hambre, 2012.

Y es m?s, estos bancos transfieren dinero a sus socios transnacionales para comprar tierras de cultivo en diferentes rincones del mundo bajo el r?tulo de ?inversi?n agroindustrial?, de manera secreta y a precios simb?licos. Una vez agotada la disponibilidad de los suelos de cultivo, y elevado el precio de la tierra en el mercado, le venden las mismas propiedades a los estados o a otras empresas asegurando descomunales ganancias econ?micas. Este mercado especulativo funciona sin control, ni impuestos, porque los gobiernos dicen: ?si les gravamos impuestos a los ?inversionistas? se ir?n a otra parte con su dinero y nos dejar?n sin plata?.
Corporaciones mundiales, los nuevos latifundistas, acaparadores de tierras
En septiembre del 2011, OXFAN internacional, en su informe titulado: Tierra y poder, denunciaba que los gobiernos de los pa?ses en v?as de desarrollo hab?an vendido o arrendado a las empresas transnacionales m?s de 227 millones de hect?reas de tierras de cultivo (una superficie del tama?o de Europa Noroccidental), violentando y expulsando a campesinos y pueblos ind?genas.

En el mismo informe, OXFAN reiteraba los casos de Honduras y Guatemala, pa?ses en los que la palma africana y la ca?a de az?car adquirieron la condici?n de ?ciudadan?a? predilecta para generar agrocombustible para la econom?a verde.
Las masacres permanentes de campesinos/as en Bajo Agu?n, Honduras, por parte de agroindustriales de la palma africana (m?s de 60 asesinatos sin sanci?n alguna), y la sistem?tica represi?n y expulsi?n de campesinos/as en Guatemala, nos revelan que, en estos pa?ses, vale m?s ser palma africana que campesino o ind?gena.
Lo m?s indignante es que este acaparamiento internacional de las tierras de cultivo o el despojo mundial de campesinos e ind?genas son financiados por organismos internacionales, como BM, FMI, BID, quienes dicen luchar contra el hambre en el mundo.
La Corporaci?n Financiera Internacional (CFI) y Corporaci?n Interamericana de Inversiones (CII) son algunos de los que financian en Honduras a la corporaci?n Dinant (del terrateniente Miguel Facuss?) cuyas fincas en Bajo Agu?n est?n superpobladas de cruces con nombre de campesinos asesinados a bala.

?Mitigaci?n? del cambio clim?tico y la reducci?n de los alimentos
Si la desertizaci?n de los suelos, fruto del calentamiento global y del mal manejo, aceleraron la reducci?n de la frontera agr?cola en el planeta, los proyectos de Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) del Protocolo de Kyoto, o proyectos REDD (mecanismo para la Reducci?n de Emisiones provenientes de la Deforestaci?n y Destrucci?n de bosques), indirectamente sirven y sirvieron para acelerar el crecimiento de los ?desiertos verdes? (para biodiesel) y expulsar a campesinos e ind?genas de sus tierras que cultivaban para alimentar a sus pa?ses. En Honduras, el terrateniente Miguel Facuss? es beneficiario de proyectos de MDL.

A esto se suman los tiempos err?ticos (irregularidad hidrometeorol?gica) y la creciente escases de agua disponible para los cultivos. La poblaci?n en el planeta crece, pero el agua escasea y los suelos de cultivo disponible decrecen. A tal grado que en la actualidad hay cerca de m?s de dos millones de sedientos y cerca de un mill?n de hambrientos en el mundo. Pero, muy a pesar de esto, la tierra, el agua y la alimentaci?n est?n controladas por especuladores y traficantes del hambre y de la sed.

En este c?rculo vicioso suicida, la inteligencia de la ?lite mundial ide? la ?econom?a verde? para convertir toda la biomasa en combustible. De este modo, ya no busca s?lo apropiarse y mercantilizar todo el soporte material o c?digos gen?ticos de los seres vivos del planeta, sino las corporaciones quieren controlar la capacidad reproductiva de la Madre Tierra (su metabolismo). Para ello se est? articulando un mega poder de corporaciones jam?s antes vista en la que confluyen empresas de energ?a, farmac?uticas, agroindustriales, empresas qu?micas, empresas de comunicaci?n y el sector militar norteamericano.

Es en estas circunstancias en las que conmemoramos el D?a Mundial de la Alimentaci?n, pero ya no s?lo para exigir el cumplimiento de nuestro derecho a la alimentaci?n, sino para defender la Vida y la dignidad de nuestra Madre Tierra porque nosotros/as pertenecemos a Ella, y su suerte es nuestro destino. Tenemos que exigir a nuestros/as gobernantes para que regulen y sancionen a los traficantes con el hambre del mundo y con el destino de la Pachamama. De lo contrario, la humanidad hambrienta movilizada terminar? ajusticiando uno a uno a los heraldos de la mega dictadura del hambre.
Galerías
Newsletter
Suscribirme
 
Contáctenos para mayor información:
Av. Horacio Urteaga 534-602, Jesús María (Lima 11), Perú.
info@iiwf.org